Las pieles en el calzado artesanal

Al igual que un gran chef utiliza las mejores materias primas para elaborar sus platos o el enólogo utiliza las mejores uvas para producir un gran vino, en Comodoro shoes utilizamos las mejores pieles para obtener los mejores zapatos artesanos.

Pero ¿conocemos como consumidores los diferentes tipos de pieles? Sus texturas, características, cuidado? con este post intentaremos ayudaros a conocerlos.

Independientemente de la procedencia del animal, la piel es un material idóneo para la elaboración de calzado ya que garantiza comodidad, flexibilidad, resistencia y sobre todo hace transpirar los pies por su porosidad.

Pero, ¿todas las pieles son iguales? Pues dependerá tanto de la procedencia del animal, su alimentación, si ha sido un animal estabulado o criado en libertad, el tipo de pelo, la edad del animal y la curtición de la piel. Otro de los factores a tener en cuenta es que las pieles por su procedencia animal pueden presentar marcas superficiales, así como estrías, arañazos y agujeros por el roce de los animales contra ramas, piedras, cuernos, etc

Por todos estos motivos os presentamos los principales motivos por los que eliger un buen zapato de pierl artesano:

• La piel es un material natural más flexible y blando que cualquier material sintético, por lo que se adapta mucho mejor a cualquier tipo de pie, y como consecuencia, a cualquier tipo de problema que tengamos.
• La piel es un material transpirable, absorbente y poroso, por lo que deja transpirar el pie y absorbe el sudor, creando así una sensación constante de frescura y confort. Debido a estas virtudes, mantiene la temperatura de los pies, manteniendo los pies calientes en invierno y más frescos en verano.
• Al ser más blanda y flexible, la piel es más duradera que los materiales sintéticos. Estos, tras muchas horas de uso, tienden a rajarse debido a los pliegues que provoca el andar natural de las personas. Si además limpias la piel con los materiales adecuados durarán mucho más.
• Los zapatos de piel no suelen tener costuras internas, por lo evitarás rozaduras, heridas y ampollas que estos puedan provocar

A continuación os presentamos las diferentes tipos de pieles según la procedencia del animal o de la curtición de las mismas:

Vaca/Ternera
El cuero de vaca es el que se emplea más a menudo. Es de buena calidad, muy versátil e interesante para desarrollar trabajos creativos.
Su estructura es compacta, presenta cierta rigidez y aun así, es flexible. Por eso es muy resistente y dura bastante. Además, es suave al tacto.

Dependiendo del tipo de curtición y de la zona de la piel la piel de vaca y ternera puede ser de:
Ante Ternera
La piel de ante se caracteriza por ser la zona pegada a la carne y no de la capa externa de la piel, es decir, ‘’la piel del revés’’.
Es un tejido natural muy suave y muy fino que suele destinarse a calzado de alta gama. Aunque no es demasiado resistente y debe de cuidarse de una forma muy concreta para mantenerlo en perfecto estado, es, sin embargo una de las pieles más estéticas para la fabricación de zapatos

Mocasín de ante con borlas color vino

                                                     Mocasín de ante con borlas color vino modelo “Malaspina”

Nobuck
El nobuck corresponde a la zona de la piel. Se caracteriza por un lijado muy fino de la capa superior hasta que aparece una textura más homogénea y suave. Este material natural absorbe con facilidad el polvo y la suciedad, y aunque también es muy estético, no es recomendable para calzado de mucho uso o de batalla.

Serraje
El serraje es la capa inferior de la piel. A esta capa se le da un tratamiento superficial para aportarle más resistencia, ya que en origen tiene menos resistencia que la piel de ante y el nobuck.

Becerro
El pelo del becerro es más fino y los folículos capilares están mucho más juntos entre sí que en el caso de la vaca, por lo que su piel es muy fina y casi lisa si la comparamos con la de los cueros vacunos.
Se caracteriza entonces por su textura suave y delicada, como aterciopelada.
A pesar de todo, sigue siendo muy resistente.
La piel de becerro se emplea para hacer bolsos y cinturones acolchados, billeteros y monederos, además de como forro

Potro
La piel de potro presenta buenas características para trabajar y es una opción algo más económica que el cuero de vaca, aunque su calidad es algo menor.
Sus características cambian según la sección del animal. En la parte delantera la piel es liviana y su textura semejante a la de algunos tipos de pieles de caprino, siendo más gruesa y compacta en la parte superior de los cuartos traseros.

Slipper de piel con estampado de cebra

Sleeper de piel de potro modelo “Clara”

Cabra

Las pieles de cabra son muy finas. Su estructura es muy compacta y es muy flexible, lo que la hace muy resistente.
La piel de cabra es ideal para fabricar calzado de lujo, guantes y encuadernaciones de la mejor calidad. También para bolsos, monederos y billeteros.

Oveja y carnero
Este tipo de piel, curtida al vegetal, se conoce como badana. Es menos adecuada que el potro o la vaca para los trabajos en el taller. No es fácil grabarla o repujarla.
Se trata de una piel elástica, fina, suave y con poco brillo.
La piel de oveja se usa para delantales, fuelles, forros y restauración.

Cerdo
La piel de cerdo es muy fuerte y resistente, muy duradera.
Su aspecto es moteado por los agujeros que dejan los pelos, que se presentan en grupos de 3 y son muy rígidos.
La piel de cerdo también permite realizar bolsos, cinturones, billeteros, monederos e incluso maletines.

Esperamos haberos ayudado un poco más en el conocimiento del mundo del calzado artesanal
Únete a la aventura Comodoro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *