Cómo cuidar tus zapatos

Zapatos Oxford de piel de becerro burdeos

Muchos clientes nos preguntáis cómo cuidar vuestros zapatos artesanales. Así que, hemos decidido recopilar las recomendaciones de nuestro maestro zapatero para tener los zapatos cómo el primer día:

1. Usa calzador, ganas comodidad y sufre menos el zapato

Es recomendable, por no decir obligatorio, usar un calzador siempre que nos pongamos o quitemos los zapatos. De esta forma, evitamos que el cuero vaya cediendo y como consecuencia, los zapatos nos queden holgados o sueltos. En caso de no tener un calzador, un truco casero, consiste en colocar un pañuelo o un calcetín sobre el contrafuerte y deslizar el pie por encima para calzarse.

bolsa de tela zapato artesano
Todos nuestros zapatos van con calzador

 

2. Utiliza pernos, ayudan a mantener la forma

Al quitarnos los zapatos deberíamos introducir ellos, pernos o extensores de madera preferiblemente (absorben mejor la humedad) o en su defecto, de plástico. Al estar el zapato «caliente», evitaremos la aparición de arrugas. En caso de estar de viaje, una solución casera es renellarlos con papel de periódico.

Un perno o extensor mantiene ayuda a que el zapato recupere su forma original y absorbe su humedad

 

3. Evita el uso continuado, alterna zapatos

El calzado hay que dejar reposarlo, no conviene calzar el mismo zapato todos los días, sino que se debe alternar con otro par. En primer lugar, para que el cuero recupere su forma y por otro, para desaparezca la humedad que el sudor ha dejado en los zapatos. Además, al dejar que se recupere el zapato, cuando lo calcemos de nuevo, lo notaremos más cómodo al estar totalmente seco.

Zapatos Artesanos
Un buen armario de zapatos, nos permite darles «descanso» y favorece su cuidado

 

4. Seca los zapatos, el agua es el peor enemigo

Como hemos visto previamente, para quitar la humedad del sudor basta con el uso de pernos o de papel de periódico. Por el contrario, en el caso de un zapato mojado como consecuencia de la lluvia, además de los recursos anteriores, se deben secar siempre a la sombra y colocados de lado. De esta forma, conseguiremos que la suela también «respire» y deje salir la humedad.

En pieles como el ante la lluvia es implacable, una solución es el uso de sprays hidrófugos que repelen el agua

 

5. Limpieza periódica, una vez cada dos semanas es suficiente

Limpiar nuestros zapatos de forma regular, hará que resistan mejor la humedad y que la piel conserve su flexibilidad original. Como regla, podemos decir, que si alternamos dos pares entre semana, debemos limpiarlos cada dos semanas.

Lustrado con Agua
Un cepillado y el uso de una crema hidratante ayudará a que tu zapato se vea siempre «joven»

 

6. Cuidados profesionales, repáralos en un taller

Aún con todos los cuidados anteriores, el paso de los años siempre pasa factura, especialmente en las suelas. Es por ello, que siempre recomendamos inspeccionar los tacones de goma para evitar que al desgastarse dañen el cuero o incluso aparezcan agujeros. En estos casos, lo mejor es acudir a un profesional para que nos reemplace la suela y le dé una segunda vida a nuestros zapatos.

Un profesional dejará tu zapato como nuevo

 

Si sigues estas recomendaciones nuestro maestro zapatero te asegura una larga vida para tus zapatos. Si quieres averiguar cuánto, no dejes de leer nuestro post anterior: ¿Cuánto duran unos zapatos artesanos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *